Masaje Facial Kobido

Masaje Facial Kobido Japonés

El Masaje Facial Japonés es una profunda combinación de conceptos de la medicina tradicional japonesa y de técnicas de masaje que han sido desarrollados y modificados a partir del Anma (masaje tradicional japonés) durante los últimos quinientos años.

Freno al proceso de envejecimiento, mejor oxigenación y nutrición de las células de la piel, resultados visibles desde la primera sesión.

Por su sofisticación, delicadeza y asombroso efecto rejuvenecedor, el Masaje Facial Japonés, estuvo reservado, durante siglos, exclusivamente para la familia imperial y miembros de la realeza.

Ayuda a rejuvenecer y reparar el tejido facial; previene y reduce el impacto del proceso del envejecimiento, liberando la energía y la tensión bloqueada en los músculos faciales y del cuello. Con un tacto rápido y rítmico, se estimula el sistema nervioso, se mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático, se consolidan y tonifican los músculos, y se equilibra el flujo de la energía en la cara. Estas técnicas terapéuticas estimulan los nervios faciales alcanzando las células de la piel, benefician y aumentan la circulación sanguínea, distribuyendo nutrientes y eliminando las toxinas, las impurezas y las células muertas de la piel, centrándose en la condición de la piel, los músculos subcutáneos y la energía vital.

El Kobido es el tratamiento natural más efectivo para mejorar la condición de la piel de cuello y cara y minimizar el proceso de envejecimiento. El resultado es una piel brillante, luminosa, fresca, en un rostro sereno y radiante.

Forma parte de la rica tradición de masajes orientales, conserva una visión holística del tratamiento y considera al ser humano un todo, no un conjunto de partes.

Tiene como objetivo producir resultados inmediatos de elevación y firmeza, mejora del flujo sanguíneo, eliminación de toxinas y destrucción de células muertas, el resultado es una piel brillante, luminosa, fresca, en un rostro sereno y radiante.

El Kobido está firmemente vinculado a la Medicina Tradicional China, cuyos orígenes se remontan al 2697 a.C. La Medicina Tradicional China, esta constituida por varias disciplinas: Chi kung (ejercicios para la mejora y mantenimiento de la salud), Fitoterapia,  Moxibustión (tratamiento del cuerpo con la combustión de compuestos de hierbas), Acupuntura (tratamiento del organismo mediante punción con agujas), Masaje, que además de trabajar el aspecto físico de la persona para mantener y mejorar su salud, busca preservar en equilibrio el flujo de energía por todo el organismo por medio de los denominados meridianos, ríos de energía que recorren el cuerpo transportándola a todos los rincones del organismo. El equilibrio de este flujo energético evita la aparición de la enfermedad.Masaje facial japonés

La Medicina Tradicional China se introduce en Japón y el Masaje Facial Japonés es una variación de las diversas especialidades introducidas desde China. El kobido fue creado –en principio- como una terapia, ligado al concepto de salud y no simplemente con fines estéticos. Se dice que nació en Japón en 1472 como tratamiento para los samurais a fin de potenciar su fuerza,  no obstante, empezó a demostrar logros increíbles en el campo de la estética y la emperatriz lo eligió como su tratamiento personal de belleza. La belleza para los antiguos suponía el conjunto de una apariencia joven, vital, luminosa y saludable. El Masaje Facial Japonés ofrecía todo esto y además, se demostrarse beneficioso en el alivio de algunos trastornos como dolores de cabeza,  migrañas, etc.

En la actualidad el Kobido es un tratamiento de rejuvenecimiento facial de gran alcance, que aporta belleza, salud y luminosidad al rostro, a veces cansado y estresado por la vida diaria. Su eficacia en la prevención y reducción del impacto del tiempo en el rostro,  consigue frenar el envejecimiento, la aparición de arrugas aporta tersura y nutrición a la piel.

Por eso, se le denomina “lifting facial, sin cirugía”.

 

masaje-tailandes-madrid

Categorised in: Destacados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*